Cuando el software no lo es todo

En sistemas embebidos el producto está formado tanto por software como por hardware (PCB y circuitos integrados). Ambos evolucionan simultáneamente durante el desarrollo, por lo que deben tenerse en cuenta los cambios que cada uno de ellos puede tener en cada momento y cómo eso puede influir en el resto de las partes.

En un entorno de desarrollo en el que evolucionan tanto hardware como software, hay muchas situaciones y enfoques que hay que tener en cuenta en todo momento. Entre ellas podemos encontrar:
• Aparece un bug: Hay que discernir qué lo causa, que estamos cambiando en este momento, puede ser el hardware o el software o una interacción de los dos.
• Se necesita controlar en cada momento las versiones de los desarrollos, qué versión de software, hardware y test.
• Foco del proyecto: Antes de mandar el chip a fabricar, es fundamental asegurar la calidad, ya que el coste de fabricación es muy alto. En este momento, asegurar la calidad del hardware es prioritario y el software es una herramienta más, donde el nivel de calidad requerido no es tan alto.

Los requisitos para el software de validación y el software de producción son diferentes. Se necesita poder controlar los diferentes bloques del hardware para poder estimularlos de manera conveniente en los test, sin embargo, en un software de producción estos bloques hardware tienen que ser activados y controlados por el software para que desarrollen las funcionalidades especificadas.

Mantener la calidad en este entorno con cambios diarios tanto de software como de hardware es un reto enriquecedor y entretenido.

Tipo: 
Taller
Fecha y Hora: 
Jueves, 10 Noviembre, 2016 - 16:30 a 18:00